1 de enero de 2001

Nos obligan a un estado de crispación

Posted By: Sergio Marino - 9:35
La mayoría de las personas conocidas que no acuerdan con los K aseguran rechazarlos por su estilo. Pero rechazar por el estilo es una característica imposible de medir, una percepción básicamente individual con una ventaja enorme: no necesita defensa ni fundamentación ya que una percepción individual no es refutable (el interlocutor sólo puede coincidir o no: ¿cómo rebatir a alguien que protesta contra “un estilo que a mí me resulta agresivo, viste”?).

Este argumento provoca una primera sorpresa: una gran cantidad de personas muy diferentes, que no coincidirían en determinar si una tortilla está muy salada o sosa, sí coinciden en describir con lujo de detalles la percepción de un carácter, en realidad de dos: el de Néstor y el de Cristina. Si fuésemos ligeros en nuestras conclusiones, diríamos que la declarada “percepción de estilo” es en realidad un guión editado por un tercero influyente, que permite a quien lo usa mantener un discurso crítico sin tener que defenderlo ni explicarlo.

La segunda y mayor sorpresa es el fenómeno estadístico. Mientras todos los antiK dicen objetar el estilo y no las grandes líneas políticas, en cada elección no lideran como oposición quienes sugieren mantener las grandes líneas K y sólo cambiar el estilo (por ejemplo, Sabbatella). En cambio, ganan quienes se oponen con fervor a la obra de los K, quienes les frenan las votaciones e intentan colocar cuantas piedras en el camino encuentran.

La misma población que declara estar harta de la crispación no vota a Farinello, sino a partidos que con vehemencia y pasión intentan romper todo lo realizado por los K. Partidos que se opusieron a la nueva Corte Suprema, al recupero de las AFJP, a la ley de medios, a la ley del matrimonio igualitario, a la política de desendeudamiento con reservas y muchos etcéteras más.

Esta misma población vota a líderes que con crispación y grosería acusan a la Presidenta de ser una desquiciada, bipolar, violenta, integrante de una banda de ladrones, que miente al llorar a su difunto marido, que no lo vela en el cajón sobre el que derrama lágrimas falsas, que es Ceaucescu, y a la que se refieren en público como “Esa Mujer” lo cual invita a sospechar que en privado hablan de “La Yegua”.

Estos líderes de la oposición no se detienen ante la idea de que los K representan la voluntad popular, de que están ahí por mandato varias veces renovado. Sin mencionar que estos líderes de la sobriedad se deshacen hoy a dentelladas, ignorándose y traicionándose, apenas los ponen a jugar el juego de las sillas los unos contra los otros. Sin tener nada importante que repartirse se matan, ¿qué pasaría entre estos aliados ante las presiones de gobernar?

¿Dónde van los votos de quienes dicen objetar únicamente el estilo? Por equivocación, estos electores no le llenan las urnas a Sabbatella ni piden la candidatura de Farinello. Al contrario, votan por partidos que les toleraron el estilo a Menem o a Duhalde y que ahora objetan todas las medidas de fondo K.

¿Qué es más violento: los gritos que anuncian la incorporación de millones de ancianos a la ANSES o el decir pausado que invita a los investigadores del Conicet a lavar los platos?

¿O es que quienes objetan el estilo eligen hacerlo para no explicar porqué se oponen a las acciones kirchneristas?

Finalmente nos queda una pregunta de fondo: ¿acaso eso que llaman “estilo” no es en realidad parte esencial del proceso político que llamamos Kirchnerismo? Yendo aún más lejos, ¿habría sido posible alcanzar lo alcanzado con otro estilo?

Un dato de la realidad es que ninguno de los calificados como “no confrontativos” logró que la Argentina avanzara contra las prebendas del poder. ¿Será posible hacerlo, o el silencio y la parsimonia son resultantes de la renuncia a la lucha?

Bienvenidos aquéllos que trabajan por la inclusión y la justicia sin gritos, siempre que prefieran renunciar al silencio antes que a la lucha.

¿Porque hay tantos crispados entre los partidos que se oponen a la crispación? ¿Y si la crispación no fuese el problema? ¿Y si eso que llaman crispación fuese incluso necesario?

Producción: MESADEAUTOAYUDAK.BLOGSPOT.COM

Escuchá el MAKnual



Ir al comienzo Bajar el MAKnual en PDF Dar vuelta la página

Soy Sergio Marino

Nagus es un muchacho de barrio devenido en emprendedor. Amante de la música, el cine y las series, el deporte, la tecnología, la historia, la polítika y todo aquello que puede arruinar una sobremesa familiar.

2 comentarios:

  1. Escucharlo en español es un lujo !Además de fácil ,cómodo y placentero ( Hasta me pone cachonda)
    Por estos días deberiamos incluir aca en el audio un test de reconocimiento de crispados no k ,parecido al de Capussotto para los hipies pero de mas alto nivel
    a-"Nelson Castro diciéndole mentirosa a CFK"
    b."Pagni diciéndole marxista judio imberbe a Kicilloff"
    c."Morales diciéndole sinverguenza a DeVido"Mabel desde el exilio

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que le guste doña Mabel! Y la ponga cachonda esta lectura de GPS :p
    Ya estoy tramitando con Capussotto el test on-line de KrisPasión, en breve en su canal estatal.

    ResponderEliminar

Ads

¿No es tentador el banner?

Copyright © 2015 All Rights Reserved

Blogger Templates Designed by Templatezy