1 de enero de 2001

Antes... los K no decían lo mismo

Posted By: Sergio Marino - 9:05
Algunos creen que el apoyo a la gestión K se basa en un planteo teocrático, como si apoyáramos este proceso político porque las personas que lo llevan adelante son sobrehumanos o han sido agraciados con la infalibilidad papal. Para ellos cualquier contradicción en la historia de cualquier actor político relacionado al Kirchnerismo, aunque sea el aguatero, permitiría concluir que el proceso llamado kirchnerismo es una estafa de la A a la Zeta.

En política sólo importa qué hacen los políticos hoy y qué creemos que harán en un próximo mandato, que es para lo que apoyamos sus gestiones. De hecho, nadie seguiría eligiendo a un prócer por lo que hizo en el pasado si hoy el mismo prócer defendiese cosas aberrantes o cuestionables (la fidelidad del ciudadano hacia su representante vale lo que un cacahuate).

En principio, esta arqueología política en su versión escatológica es el arte de buscar hechos pasados, de nivel individual, que comprometan la pureza política de cada funcionario. En general es el recurso de quien no encuentra hechos del orden político y actual que los comprometa.

Los K tienen apoyo por lo que hacen. Para romper el vínculo de la gestión kirchnerista con sus simpatizantes, la oposición debería opinar sobre las acciones de hoy y sobre las esperables de mañana, no sobre sospechas de lo que pasó o de lo que pensaron años atrás porque no tendrían importancia política ni aún en caso de ser ciertas (y sobre “sospechas posta-posta” no se puede construir una opinión política).

El pasado le importa a la justicia, a quien tenga que reclamar algo de entonces, pero no a quienes se benefician con acciones de hoy. Podemos exceptuar de esta premisa algún hecho aberrante, acciones que afecten nuestra moral, pero nunca decisiones políticas pasadas.

Quizás, y sólo decimos quizás, en una Argentina futura y espléndida donde sobren candidatos que nos garanticen la realización de proyectos de crecimiento, justicia, inclusión, podríamos darnos el lujo de comenzar a filtrar candidatos por sus acciones pasadas, dándoles prioridad a los de pédigre. Incluso podríamos filtrarlos según un medidor de sospechas populares (llamémoslo “sospechómetro”) y, por qué no, por cuadro de fútbol.

En una situación de exceso de candidatos, los ciudadanos podemos rechazar candidatos por cualquier boludez. Mientras tanto, cuando las opciones son Duhalde, Macri, De Narváez, Alfonsín, Carrió, no podemos darnos ningún lujo.

Lo que hizo o pensó sólo importa en términos de ayudarnos a contestar la única pregunta que importa: ¿qué creemos que hará en un próximo mandato?

Producción: MESADEAUTOAYUDAK.BLOGSPOT.COM

Escuchá el MAKnual



Ir al comienzo Bajar el MAKnual en PDF Dar vuelta la página

Soy Sergio Marino

Nagus es un muchacho de barrio devenido en emprendedor. Amante de la música, el cine y las series, el deporte, la tecnología, la historia, la polítika y todo aquello que puede arruinar una sobremesa familiar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ads

¿No es tentador el banner?

Copyright © 2015 All Rights Reserved

Blogger Templates Designed by Templatezy