1 de enero de 2001

Somos imprevisibles, este gobierno no da buenas señales

Posted By: Sergio Marino - 9:15
Esta crítica se basa en la creencia de que un Presidente es un banderillero náutico, alguien cuyo trabajo consiste en enviarles señales a todos con los “códigos” que cada uno reconozca y aprecie. Así, si los banqueros de Wall Street consideran que un tipo vestido de payaso es alguien serio, ¿los Presidentes deberían vestirse de payaso? Si despedir gente en parva es señal de progreso, ¿los Presidentes que quieran progresar deberían preparar el despido de millones?



Según esta crítica, desaparece la responsabilidad de los analistas económicos y políticos. ¿No es responsabilidad del analista analizar un proceso y pronosticar si va a crecer o no, si va a defaultear o no, si van a huir o no, más allá de cómo vista el Presidente, qué modales tenga o cómo hable? ¿Por qué el Presidente debería facilitarle el trabajo al analista, vistiendo trajes que el analista asocia con un tipo serio o con cierto pronóstico?

La previsibilidad de un proceso depende, entre otras cosas, de la capacidad anticipatoria de quien lo analiza. Para Altamira, candidato del Partido Obrero que espera cada año el fin del capitalismo, EEUU es un país imprevisible que podría colapsar en cualquier momento.
Cuando le preguntamos a Redrado o a Melconian sobre el futuro de la Argentina, sus pronósticos serán poco precisos (“la inflación puede entrar en un espiral galopante, aunque también podría no ocurrir”) y encima rara vez aciertan. ¿Esto significa que nuestro país es imprevisible, que está errado?

En cambio para Miguel Bein, a quien nadie puede acusar de ciego kirchnerista, la Argentina no es imprevisible. De hecho, sus pronósticos para las variables macroeconómicas en los últimos años tienen márgenes de error del orden del 15%, que no es suizo pero que tampoco definiríamos como imposible de prever. Es más, la mayoría de las veces, sus pronósticos son acertados.

Así, la imposibilidad de pronosticar un proceso no siempre habla del proceso sino también del talento de quien pretende pronosticarlo. No todos los procesos son previsibles para todos los analistas. Es responsabilidad de los banqueros y empresarios pasar a retiro a los suyos después de casi una década de incapacidad.

¿Quién sostuvo en 2009 que la Argentina iría a default y que el matrimonio K renunciaría apenas perdiese las elecciones legislativas? ¿Quién dijo que subirían el dólar por las nubes antes de fugarse? Hoy parecen pronósticos sólo dignos de Carrió, pero en su momento fueron analistas serios quienes los sostuvieron y muchos inversores vendieron sus bonos a precio de quiebra basados en esos análisis. Lo grave es que no han tomado medidas de cambio en su equipo de analistas sino que esperan que el gobierne cambie el rumbo o la forma en que envía señales.



Quien pretende inflación cero, devaluación cero, aumento salarial cero, mercado creciente y renta garantizada, no pretende previsibilidad sino un bono del tesoro suizo. Pero claro, esas inversiones pagan un interés del 0,25%, y a quien invierte en ellas no se lo llama empresario sino rentista. Un Estado que garantice estas condiciones para sus empresarios, con tasas de ganancias altas, se encontraba únicamente en la Argentina de los 90. Esperamos no repetir la experiencia.

¿El Presidente debe facilitarles el análisis de la coyuntura a todos los analistas? ¿Debe darles las señales que necesitan para interpretar un proceso económico y político, o llevar este proceso exitosamente?

Producción: MESADEAUTOAYUDAK.BLOGSPOT.COM

Escuchá el MAKnual



Ir al comienzo Bajar el MAKnual en PDF Dar vuelta la página

Soy Sergio Marino

Nagus es un muchacho de barrio devenido en emprendedor. Amante de la música, el cine y las series, el deporte, la tecnología, la historia, la polítika y todo aquello que puede arruinar una sobremesa familiar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ads

¿No es tentador el banner?

Copyright © 2015 All Rights Reserved

Blogger Templates Designed by Templatezy