La Única Verdad es la Realidad

Aristocles, un gran atleta devenido en filósofo por mandato familiar, dos mil quinientos años atrás fundaba las bases de lo que se conociera por “sentido común” en la cultura occidental. Este señor de familia bien, apodado Platón por sus amplias espaldas, repetía incansablemente que la realidad estaba formada por las ideas, y diferenciaba entre dos mundos, el de las opiniones (doxa) y el de la ciencia (episteme). Pero resulta que el alumno de Sócrates a su vez tenía un discípulo rebelde, Aristóteles, quien persuadido de no encontrar ninguna idea en una pelota de futbol, refutaba a su mentor con graffitis por toda la Acrópolis, inmortalizando la frase “la única verdad es la realidad” (junto a “Libertad o Dependencia” y “Braden o Perón”).

Muchos años después, el gran Leonardo redefinía el concepto de “sentido común” desde una visión más sensorial, y el gran Juan Domingo se apropiaba de la frase de Aristóteles, condenando a los doxóforos políticos a interpretarla por décadas sin ningún éxito ni consenso. La sentencia aristotélica sirvió para explicar las causas de una crisis financiera mundial, y para cerrar el comentario deportivo después de un soporífero cero a cero.

Platón despreciaba y condenaba a los doxóforos (aquellos cuyas palabras en el Ágora van más rápidas que su pensamiento), quienes aparentando una presunta intelectualidad sólo buscaban un lucro personal y un status social. Él tuvo mucha suerte al nacer miles de años antes que la televisión, con sus comunicadores y analistas políticos. Hoy odiaría a muchas personas.

Honremos a los padres de nuestra cultura, de la verdad y la república. Ahorremos palabras frente a los tertulianos inconsistentes que aventuran resultados eleccionarios, como si asistiéramos a un campeonato de futbol presidencial. Y tengamos siempre presente la frase peronista de Aristóteles “la única verdad es la realidad”.



PD: en este mundo capitalista, una buena forma de diferenciar las convicciones del dióxido de carbono, es calificar monetariamente tus ideas.



Sólo responderé a debates políticos en estos términos, cuando se hayan acreditado sus apuestas en ventanilla, desafíos que serán honrados con igual monto frente al veredicto de la única verdad, la realidad de las urnas.


Sergio Marino

templateify.com/contact

templateify.com/contact

http://bit.ly/themepassion

templateify.com/contact