Te Quiero - Mario Benedetti




Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Las Impiadosas Matemáticas De Los Palotes En La Rueda

El miércoles pasado Sebastián Soler, nuestro George Clooney del kirchnerismo de salón, un economista disfrazado de abogado exitoso nos dijo en La Radio MAK los números que ponen “datos en la rueda” a este gobierno.




3,5%
Es una verdad indiscutible para cualquiera que desee conservar el saludo de su vecina, que los datos del INDEK eran un dibujo infame que sólo un ultra-kuka podía defender. Por ese motivo llegó nuestro salvador, el solemne Jorge Alberto Todesca que en tan sólo 9 meses revisó las cuentas y nos devolvió la verdad sobre la noche kirchnerista.

Resulta que –a diferencia de lo que nos habían hecho creer– según el veraz Todesca en el año 2005 nuestro PBI creció sólo el 8,9%, en el 2006 nos fue peor bajando a un crecimientos del 8,1%, pero en el 2007 no pudimos mantener una tendencia firme y nos recuperamos llegando a crecer el 9,1%. En resumen, en los 12 años de la década perdida nuestro país creció en promedio un 4,4% a pesar del paso por la crisis económica mundial más importante desde el crash of 29', siempre según los números del novel INDEC de Todesca.

Al comenzar este año nuestro Ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, el economista serio Alfonso de Prat-Gay vaticinó un crecimiento para el primer año de este gobierno del 3 al 3,5%. Recientemente presentó el presupuesto del próximo año y aprovechó para reconocer que ese 3 y monedas con suerte sería un retroceso del -1,5%. Al galope del prestigio logrado con su primer vaticinio presentó un presupuesto donde –si todo sale como él pretende– creceremos sólo un 3,5% en el 2017, casi un punto menos que el promedio K. Pero como el optimismo es su firma, también pronosticó un 3,5% de crecimiento para el 2018 y una cifra idéntica para el 2019. O sea, en el mejor de los mundos imaginados por Prat-Gay, la Argentina nunca podrá recuperar el promedio de crecimiento que –según las cuentas de Todesca– obtuvo el kirchnerismo en sus 12 años.

274 millones
Existen quienes se mofan por la fallida “lluvia de inversiones” anunciada incansablemente en la campaña de Mauricio, pero lo hacen por resentimiento ya que esas famosas precipitaciones son una realidad. En los primeros ocho meses del año han entrado u$s 1.642 millones en concepto de inversiones extranjeras directas, esto es aproximadamente un 22% más que lo ingresado en igual período el año pasado.

Quizás ese 22% no llegue a ser una tormenta de inversiones y apenas sea garúa, pero es muy significativo, especialmente cuando lo comparamos con u$s 1.916 millones que fueron extraídos del país en igual período con el concepto de dividendos o utilidades. O sea, los “inversores extranjeros” de este gobierno nos han aportado (menos) u$s 274 millones en concepto de lluvia.

 8.993 millones
El atroz cepo al dólar que el anterior régimen mantenía de forma irracional, fue finalmente abolido con incuestionable éxito. Gracias a esto “los argentinos” han podido comprar tantos dólares como han querido, tal como se hace en un país normal. Esos compatriotas ascienden a la cifra de 650 mil, sí consideramos que los votantes aptos del año pasado superaban a penas los 32 millones, “los argentinos” que vieron cumplido su sueño con este nuevo gobierno representan el 2,02% del total. Para ese dos por ciento se eliminaron las restricciones a la compra de dólares.

Estos felices 650 mil argentinos hasta ahora compraron aproximadamente u$s 16.000 millones en concepto de compras netas de divisas "para ahorro", de los cuales u$s 5.000 millones ni siquiera vieron nuestro cielo ya que salieron directamente al exterior como transferencias. Los otros u$s 11.000 millones pasaron las ventanillas en papeles verdes de los cuales también hubo depósitos, dejando un saldo negativo de u$s 8.993 millones. O sea, el shock de confianza del gobierno de Macri inspiró a los argentinos para retirar de nuestra arcas un total de u$s 8.993 millones en poco más de 9 meses.

13.700 millones
Lamentablemente, esos u$s 8.993 millones que este gobierno le entregó a sus 650 mil votantes no pueden ser impresos en la tristemente célebre exCiccone, sino que debemos traerlos desde nuestros aliados estratégicos del norte, al igual que el déficit de nuestra balanza comercial de exportaciones e importaciones. Para hacer realidad esta promesa electoral, en el primer semestre entraron u$s 13.700 millones que corresponden a una parte de nuestra acrecentada deuda externa, la cual creció en forma record este año.

Cualquier lelo en economía podría imaginar que este nivel de endeudamiento es insostenible, no sólo en el largo plazo sino en el corto, ya que la tasa de interés usuraria que nos cobraban antes de pagar al contado a los fondos buitres, sólo se redujo alrededor del 2% ahora que somos buenos alumnos y recibimos al FMI, lo cual sigue siendo muy alta. Entonces, una opción sería revertir nuestra balanza exterior deficitaria y aportar dólares desde allí a nuestro 650 mil argentinos preocupados por no engrosar el índice de pobreza.

Como lo importante es la previsibilidad, las reglas claras y la seguridad jurídica, nuestro Ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, presentó en el presupuesto cuál sería el déficit de la balanza comercial para el próximo año, que ascenderá a u$s 1.866 millones. Pero no conforme con esa buena nueva, nos adelantó que si todo sale como él imagina ese déficit crecerá a u$s 3.800 millones en el 2018 y a u$s 4.929 millones en el 2019.

Sí, a los casi 10 mil millones de dólares que el 2% de los argentinos retiramos para “ahorrar”, este gobierno espera sumarle otros casi 5 mil millones de dólares para financiar la diferencia entre las importaciones crecientes y las exportaciones. O sea, si todo sale tan bien como espera Prat-Gay en su presupuesto, este Gobierno llevará la deuda externa que recibió en el 27% del PBI, a cerca de la pesada herencia que se recibió de la Dictadura Civico-Militar en el 83’ con el 72%, siempre que encuentre a alguien que le quiera seguir prestando.

¿Usted qué cree?

templateify.com/contact

templateify.com/contact

http://bit.ly/themepassion

templateify.com/contact