Títulos
Loading...

La Radio MAK

Qué tenés ganas de ver?

Todo es política

Featured Post

MANUAL DEL MILITANTE PASIVO

DEL FRENTE CENAS Y CAFÉS Para todos aquellos que aceptan diariamente arriesgar la paz de una buena cena por la defensa de un modelo....

Defendiendo la Grieta

En estas fechas, si algo abunda es el vitel toné y los balances de vida, los pros y contras sobre el año que nos dejó. Sentí que La Radio MAK no debía estar ajena a la tradición y era oportuno reflexionar sobre lo políticamente incorrecto que hoy nos suena su slogan: “Defendiendo la Grieta”.

Hagamos un poquito de historia

Todos y todas estudiamos en el cole cómo estaba compuesta nuestra Primera Junta de gobierno. Pero quizás no todos nos preguntamos por qué, siendo una Revolución para liberarnos de un gobierno español, dos de esos vocales eran comerciantes “españoles”? Por qué no todos asistieron a la Jabonería de Vieytes?, y sólo los morenistas clamaban por una revolución con libertad, igualdad y fraternidad a la francesa. Mientras que los saavedristas sólo reclamaban un #cambio de gobernantes, sin cambiar las bases de la sociedad, ni a sus privilegiados.
Así parimos a nuestra patria en 1810, con una enorme grieta que la partía al medio y terminó matando a nuestro Mariano Moreno, y tirándolo al océano envuelto en una bandera inglesa.

Medio siglo después, esa misma grieta nos llevó a una guerra entre argentinos, una guerra sangrienta y salvaje. Hoy los palermitanos se divierten corriendo en el patio trasero de Rosas. Trotan sin tener el menor registro sobre el origen que tiene ese césped o ese lago. La grieta lo tragó en la historia, al igual que a su mansión donde no dejaron ni un ladrillo en pie.

Después de otro medio siglo, un grupo de subversivos en Córdoba secuestraban al Vicepresidente Alcorta exigiendo la renuncia del Presidente Manuel Quintana. Así nacía el Partido “centenario” Radical que logra el voto universal, secreto y obligatorio, inaugura el primer gobierno “nac & pop”, y termina con el primer golpe militar argentino (el primero de muchos). Porque en ese entonces, la grieta estaba tan viva como siempre.

En otro medio siglo, los anti-personalistas (o anti-Yrigoyenistas) pasarían a llamarse anti-peronistas -porque los gorilas siempre fueron “anti”- y surgiría el General cambiándolo todo. En esta oportunidad, los guardianes de las instituciones, la república y coso, pretendieron cerrar la grieta bombardeando la Plaza de Mayo, proscribiendo a la mitad de los argentinos y fusilando a sus dirigentes. Más tarde van a desaparecer 30.000 compañeros y compañeras, sólo para recordarnos de qué lado de la grieta están.

Y otra vez… medio siglo después surge un nuevo gobierno nacional y popular, que saca al país de su peor crisis económica y social. Para que un operador de prensa nos cuente en una entrega de premios, que el kirchnerismo creó la grieta y es responsable por dividir a los argentinos.

Quiero enfocar el medio vaso lleno

Acabamos de vencer democráticamente al peor gobierno desde la vuelta a la democracia, y si bien a muchos de ellos les hubiera gustado tirarla a ella al océano y fusilar a nuestros referentes, sólo llegaron a conformar esta santa trinidad entre servicios, medios de comunicación y Poder Judicial bautizada “lawfare”, para encarcelar a Milagro, a Amado y tantos más que nos duelen muchísimo, pero pronto vamos a recuperar.

La chica que nos gusta les dijo “armen un partido y ganen elecciones”, y por primera vez en 200 años lo hicieron. Llegaron al poder sin un golpe de estado. Sin cooptar al justicialismo o al radicalismo. Llegaron con sus titulares, que muy lejos estaban de ser el mejor equipo de los últimos cincuenta años, y nos dejaron jugando el descenso… pero llegaron ellos, con sus caras a la vista y mostrándose tal cual son.

A pesar que las heridas son muy recientes y aún nos duelen mucho, esta vez fue mejor… créanme, llegaron con su propio partido y los sacamos con votos. Pero no nos engañemos, pensar que nunca volverán es una linda utopía, pero es ingenua. Les juro que lo digo con pesar, pero la alternancia pendular es una maldita condena para un país que nació partido al medio. Y por eso no sólo debemos trabajar en mejorarnos, también debemos erosionarlos, para transformarlos, para empujarlos a que abandonen esa derecha oligárquica y apátrida, y se conviertan finalmente en una derecha nacional.

Y lo más importante, que nosotros volvamos realmente mejores “de la memoria” y nunca más nos olvidemos lo que nos espera… del otro lado de la grita.

Sergio Marino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario