Títulos
Loading...

Qué tenés ganas de ver?

Todo es política

Featured Post

MANUAL DEL MILITANTE PASIVO

DEL FRENTE CENAS Y CAFÉS Para todos aquellos que aceptan diariamente arriesgar la paz de una buena cena por la defensa de un modelo....

Las Mujeres y los Niños Primero


Quizás, vos también te diste cuenta que en política los debates son cíclicos, no diré circulares porque eso eventualmente nos dejaría en el mismo lugar, pero sí son espiralados, volutas helicoidales que nos irán elevando hasta llegar a un nuevo paradigma, o condenando a otra vuelta para repetir los argumentos con algún nuevo matiz.

Así esperamos cada año electoral para repetir las rémoras de nuestras “listas sábanas”, o lo regresivo de nuestro sistema impositivo, y a ese que se preguntará si es oportuna una reforma constitucional… para confirmar que nunca parece serlo.

Por estos días asistí al déjà vu de debatir sobre los modos del Estado para intervenir en el mercado, y reviví un post de la MAK (de fines del 2013) llamado “Elogio de la Motosierra” (que recomiendo repasar). En ese entonces ya se criticaban los subsidios al gas que calefaccionaban las piscinas de los ricos y los subsidios a la energía eléctrica que iluminaban los countries, pero aún así preferíamos la motosierra que nos permitió implementar “la AUH o los nuevos DNI en un tiempo récord… y expropiar el 51% de las acciones de la principal empresa del país”. Y a pesar de haber revalidado el gobierno con el 54% bajo el lema de la “sintonía fina”, seguíamos -y sigo- prefiriendo la eficacia (relacionada con los fines) y no la eficiencia (relacionada con los medios).

En esta calesita espiralada de la política volví a escuchar la crítica -incluso de los propios (?)- sobre la compra de alimentos con sobre precios por parte del Ministerio de Desarrollo Social, o la indignación ante la generalizada e imperfecta implementación de los subsidios IFE o APT, y volví a preguntarme: ¿sólo tenemos un bisturí y una motosierra como instrumental en el quirófano?

En esa misma Unidad Básica donde debatían llamada Zoom, alguien cuestionó: “¿el Estado es nuestro, o de ellos?” Una duda que sólo puede verbalizar quien no gestionó en nuestro elefante, y por lo tanto no sufrió las innumerables trabas burocráticas que nos auto imponemos para impedir que cumpla su cometido.
Porque -entre muchos otros- el objetivo del Estado también es controlar a los grandes grupos que deciden una corrida cambiaria en un fin de semana, dentro de un grupo de WhatsApp. Pero claro, en pos de criterios seguramente elogiables, lo hará utilizando sistemas administrativos tan inacabables como públicos, que tendrán la eficacia del espía adepto al timbre para cumplir su tarea.

Volvamos al punto, en cada crítica o acusación de "Estado bobo", están apuntando a la incapacidad de nuestro elefante (que no es nuestro!) para segmentar, esa segmentación que eficientiza el subsidio de gas, o determina el universo de empresas que deben recibir el ATP.
Pero esta incapacidad no es genética, fue inoculada para evitar el poder fiscal del Estado sobre los mismos grupos de poder que después lo critican en su medio de comunicación.

Y esto me lleva nuevamente a la MAK, cuando nos comimos la curva de la pluralidad y coso convocando en una de nuestras célebres cenas a Federico Pinedo, quien posteriormente ejerciera una presidencia impecable sólo comparable con la de Ramón PuertaEduardo Camaño. En esa velada cuestionamos al invitado (y a su padawan Iván Petrella) sobre las afirmaciones de economía liberal que difundían sus compañeros de bancada, y él nos respondió que los liberales absolutos son unos bol%#$: "¿Si el Estado controla el 40% del PBI de un país, como ocurre habitualmente, quién puede pretender que no intervenga en su economía?".  No esperábamos menos del bisnieto del Intendente Pinedo.

En esa sentencia, Pinedo el breve resumió el pensamiento y accionar de quienes son los dueños de la Argentina, y parieron este Estado. ¿Alguien podría imaginar algún punto de coincidencia entre los intereses del Poder Real y la construcción de un Estado eficiente? Porque si lo hubiera, cuando ese Estado -que controla el 40% del PBI argentino- llama a una licitación para comprar "algo más que fideos" sería lógico esperar que diera alguna prioridad a las empresas que no tienen cuentas en guaridas fiscales, o están integradas por capital nacional, o no contaminan el medio habiente y aplican política de responsabilidad social empresaria, o invierten en I+D generando capital intelectual, o exportan ingresando divisas al país, o cumplen con la diversidad entre sus empleados, o varios etcéteras que todos podemos completar.
Si no hace nada de esto en tiempos de paz, raro sería esperar la segmentación y el big data en tiempos de coronavirus.

La lista de La Isla

Las vueltas en vidas pasadas me llevaron a participar en el desarrollo de la intranet de Nordelta, el empredimiento está compuesto por diversos barrios cerrados, siendo el más importante La Isla, aquel donde vive Eduardo Costantini entre varios multimillonarios más.
Uno de los problemas (nimios) a resolver eran las multas por exceso de velocidad. Las cámaras las registraban automáticamente y llegaban -mediante la intranet- al registro de expensas de cada propietario. Se podrán imaginar que los montos, por altos que eran, no hacían mella en los payasescos bolsillos de quienes no tenían ninguna empatía con la tranquilidad de sus vecinos.
La solución fue simple y alejada de la tecnología, en el ingreso del barrio se exponía un cartel con la lista de los mayores infractores para que todos, padres y madres del barrio, vieran el top ten de los insensibles ante la seguridad de sus hijos. El desprestigio y el escarnio público fueron mucho más influyentes que los perjuicios económicos para ese grupos de vecinos, que no difiere mucho del Poder Real mencionado anteriormente.

Como vecino de esta gran isla Argentina, ¿no crees que tenés derecho a conocer esa lista de empresas "empáticas" con el futuro de tus hijos cuando estás frente a una góndola del supermercado, o una estación de servicio, o una vidriera, o un shopping, o... ustedes creen que nuestro comportamiento sería el mismo?


Mientras el Estado siga siendo de ellos, ante cada iceberg que nos choque sólo tendremos tiempo para gritar "las mujeres y los chicos primero!". Nos apropiamos del Estado YA, o seguimos en el agua.

Sergio Marino

4 comentarios:

  1. Muy buena la nota. Sólo una pequeña observación: no te comas la curva con lo de la responsabilidad social empresaria. Fijate qué empresas chapean con eso, aún con pergaminos logrados en el programa de la ONU. Más de una sorpresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que sí, pero yo creo que cada ítem a tener en cuenta para esta lista tiene (o debiera tener) un organismo estatal de control: AFIP, Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, ACUMAR, etc... confiaría en que esa evaluación la haga el Estado.

      Eliminar
  2. El Estado Bobo o los bobos que manejan al Estado?
    Que yo sepa hasta Yacyretá sigue en manos del Pro. Es demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas cosas.
      La falta de renovación es un pecado mortal grave, me dijo Vanoli.
      Pero demás, el estad está diseñado hace décadas para dificultar su propio funcionamiento. En mi escasa experiencia, los organismos están más influidos por las empresas a las que deben controlar, que por los objetivos que tuvieron al ser creados. Incluso en todo un mandato con decisión y eficiencia es difícil hacer que eso cambie.

      Eliminar