José María Muñoz hizo famosa la frase inconclusa de: “corner número…?”, era sólo un dato más que ilustraba al oyente sobre las instancias del partido. Así como la cantidad de tiros al arco o los amonestados hasta ese momento. Con el advenimiento de la tecnología supimos la cantidad de pases que dio cada jugador, los kilómetros que corrió y muchos otros datos entre coloridos e intrascendentes. Algunos valoran más la tenencia de pelota, otros se enorgullecen por tener la valla menos vencida, pero por suerte en fútbol todos saben que más allá de sus preferencias, el campeón será quien gane más partidos en el año.

En política no pasa lo mismo. Quizás por la falta de reglamento, quizás por la falta de instrucción, pero lo cierto es que no consensuamos un índice que defina la nota de un gobierno. En cada período electoral resurge la clásica pregunta “¿cuál fue el mejor gobierno de tu vida?”, y en las respuestas se reflejan las más diversas valoraciones.

Algunos te dicen -sin miedo a ser juzgados- el de “Illia por supuesto”.
Sin dudas tienen una valoración muy positiva sobre la ley 16.459, del salario mínimo, vital y móvil; la ley 16.463, de medicamentos o su política educativa.
Para estos algunos, seguramente no es relevante que haya asumido el gobierno con el principal partido de la oposición proscripto y su rival en la interna radical preso. Que haya reprimido a quienes pretendieron homenajear a las personas fusiladas en 1956. O que haya terminado su gobierno prohibiendo las actividades políticas de los sindicatos.

Otros se identifican con el desarrollismo de Frondizi, sin tener muy en claro si estaban vivos para esa fecha o qué significa desarrollismo hoy en día. Y otros dirán bien fuerte “Perón”, sin aclarar a cuál de sus tres gobiernos se refieren.
Determinar cuál fue el mejor gobierno es tan difícil como definir al campeón en un torneo de fútbol sin arcos. Se entiende?

Veamos las diferentes tablas de posiciones.

Frustrado por esta falta de reglamento político, me fijé cómo trataban a este problema en el mundo. Y encontré los índices más creativos, como el Índice Global de Innovación, el de Estados Frágiles, el de Derecho a la Información y muchos más.
Están quienes sostienen que el valor más importante de un país radica en su capacidad intelectual, y por lo tanto ponderan los países en función de las patentes que se hayan generado y registrado en ellos. También están quienes valoran el desarrollo de un país en función del estándar de vida que llevan sus sectores más indefensos, niños y ancianos. Y otros que generan índices acorde al estado de su población carcelaria, como muestra de su evolución y sensibilidad social.

Pero también están los índices más tradicionales o económicos. Por ejemplo la Deuda Per Capita, según la cual un alemán está tres veces más endeudado que un argentino (2018 = alemán 29.433u$ /argentino 10.029u$), o el porcentaje que representa la Deuda respecto al PIB, donde estamos unos puntos mejor que España (2018 = Argentina 86,06% / España 97,60%), o el Gasto Público Per Capita, donde nos mostramos un poco más ahorrativos que los uruguayos (2018 = Uruguay 5.740u$ / Argentina 4.533u$), o el Gasto Público en Salud Per Capita, según el cual nosotros invertimos tres veces más en nuestra salud que los mejicanos (2016 = México 241u$ / Argentina 711u$), y así podríamos seguir interminablemente comparando rankings entre países y aplicar esto mismo para calificar nuestros gobiernos. Pero como ya definimos que este es un partido sin arcos, me permitiré opinar sobre cuáles debieran ser “para mi” los arcos que midan a nuestro campeón.

Un claro “arco” económico debiera ser el PIB Per Capita. El valor monetario de la producción de bienes y servicios, dividido por la cantidad de argentinos. Sería muy extraño que valoremos positivamente a un gobierno que haya reducido la torta a comer por los argentinos.

El otro “arco” social debiera ser el Coeficiente de Gini. Una metodología para medir la desigualdad social de ingresos, ideada por el estadista italiano Corrado Gini. Porque si la torta crece, pero también lo hace la desigualdad, las porciones que come el pueblo no aumentan, incluso pueden reducirse.

Ahora que puse mis arcos, quise contar los goles desde la vuelta a la democracia, y para eso le pedí algunos numeritos al amigo Sergio Chouza.

  • ⇒ El gobierno de Raúl Alfonsín tuvo muchas cosas ponderables pero en estos arcos no dio ni un tiro en el palo. El PIB Per Capita en su gobierno cayó un 12,3% y la desigualdad que en 86’ estaba en 0,428 creció un 11,2% al entregar el mando.

  • ⇒ Los diez años de Carlos Menem pintan un significativo crecimiento del PIB Per Capita del 28,8 %, pero la desigualdad siguió incrementándose en un 13,3% hasta el 99’.

  • ⇒ Y llegaron los dos años de De la Rúa, donde no hay sorpresas. El PIB Per Capita cayó nuevamente un 7,2% y el coeficiente de Gini mostró como se incrementaba la desigualdad en otro 12,25%.

  • ⇒ El gobierno de Eduardo Duhalde -con el default y la enorme devaluación- produjo una nueva caída del PIB Per Capita del 11,9% dejando cada porción de torta similar al gobierno de Alfonsín, pero con una diferencia importante, la desigualdad llegó a su récord con un coeficiente de Gini en 0,538. La torta era igual a 20 años atrás, pero sólo la comían muy pocos.

  • ⇒ Otro que no dio sorpresas fue Ojitos de Cielo y la mejor comparsa de los últimos 50 abriles. Como habrán adivinado el crecimiento invisible del PIB Per Capita cayó en su gobierno un 8,4% aproximadamente, y la desigualdad se incrementó otro 7,35% en el coeficiente de Gini. No hace falta adjetivar.


Es fácil ver que en este campeonato ningún gobierno pudo mostrar un crecimiento de la torta y una mejor distribución a la vez, dejando la tabla de posiciones sólo para definir cuál fue el peor.



Pero no, no me olvido del mejor gobierno en mi vida.
  • ⇒ En los 12 años de kirchnerismo el PIB Per Capita creció un 51,1% (sí, esa enormidad) y el coeficiente de Gini muestra una reducción en la desigualdad del 41,3% (0,538 al 0,42), corrigiendo todos los perjuicios que habíamos sufrido en democracia y aún más. No sólo es el único con goles en los dos arcos, son dos golazos!

Ahora contame vos, ¿cuál fue el mejor gobierno de tu vida?

Sergio Marino
Publicado por Nagus

Te puede interesar

0 comentarios

templateify.com/contact

templateify.com/contact

http://bit.ly/themepassion

templateify.com/contact